De leyes, concursos y acreedores

Cuenta la leyenda que existe desde hace ya algún tiempo un fantasma sobrevolando las inmediaciones del Nuevo José Zorrilla. Atípico y exhibicionista, amenaza con quitarse la sábana y dejar al descubierto las posibles vergüenzas adquiridas por propietarios y dirigentes en los últimos años.

Cuenta también que en realidad estas vergüenzas no existen. Que no estamos tan mal, como diría un afamado presidente que jugó a ser político antes de ser juzgado por unos actos considerados por quienes antaño permitieron que hollase cumbre como poco diligentes. Que la culpa es de un señor que cree que Hacienda somos todos, y que como El Real Valladolid forma parte de ese todo, debe pasar por caja como cualquier hijo de vecino.

Hacienda ahoga, se dice. Y si Hacienda ahoga, no se descarta que el Real Valladolid tenga que acogerse a un proceso por el que otras Sociedades Anónimas Deportivas han tenido que pasar para rendir cuentas, de una forma más o menos generosa para según qué acreedor y qué club.

Un claro ejemplo de lo que pueden llegar a apremiar las deudas puede encontrarse en el Club Baloncesto Valladolid. En el mundo del fútbol, el paradigma de la ley bien aplicada es el Racing de Santander, a quien los administradores judiciales no permite salirse un solo centímetro de la línea de gasto y pago que ellos marcan.

Así debería ser en toda aquella sociedad que entre en concurso, y sin embargo no lo es. Si lo fuese, seguramente la resignación del aficionado cántabro no iría acompañada de un sentimiento que cabalga a lomos del caballo de la indignación y del corcel la envidia a otras empresas futbolísticas con quien la benevolencia ha sido y es mucho mayor.

La antítesis a la aplicación de la ley concursal es el Real Zaragoza, un club cuya deuda ascendía en el momento de acogida a dicha norma a nada menos que ciento diez millones de euros de deuda, y al que sin embargo se le ha permitido el pago de más de ocho millones por su guardameta Roberto.

El dopaje económico en el que los zaragocistas -con el fichaje de Roberto y los demás jugadores puestos este verano a las órdenes del ‘Mariachi’ Aguirre’- incurrieron no fue en realidad por su cuenta y riesgo, como el propio club reconoció, sino que fue realizado por un fondo de inversión del que, curiosamente, forma parte el máximo accionista de la entidad.

El maño es el caso más sangrante del fútbol español, pero no el único. Al amparo de Dixian 2009 SL y de los acuerdos de cesión con el Udinese italiano, pese a encontrarse en concurso, el Granada Club de Fútbol ha logrado dos ascensos consecutivos gastándose para esta campaña, la de su retorno a la máxima categoría, en torno a nueve millones de euros.

En contra de lo esperado, la entidad nazarí no ha logrado aún abandonar un proceso cuyo fin se esperaba para enero de este año. Quien sí salió hace ya algún tiempo fue el Real Club Celta de Vigo. Lo hizo en tiempo récord, en un año y veinte días, logrando reducir su deuda en nada menos que un ochenta y cinco por ciento.

Horacio Gómez, su antiguo presidente, fue acusado y declarado culpable de haber cometido irregularidades en la contabilidad económica y financiera a lo largo de sus años de gestión en el club vigués e inhabilitado para el ejercicio de cargos similares al que  en éste ostentaba durante los próximos dos años.

Tanto Horacio Gómez como varios de sus hombres de confianza fueron condenados por su mala gestión, algo que podría ocurrir con Joan Laporta -si bien la figura delictiva probablemente fuese distinta, al no ser el FC Barcelona una SAD-, pero que sin embargo no ha sido una práctica actual hasta la fecha en la aplicación de la normativa.

Otro de los clubes que han pasado -y de hecho aún están- en ley concursal es el Sporting de Gijón, que lleva cuatro años inmerso en el proceso de limpia de deuda de los cinco que la norma estipula como límite para pagar las cantidades denominadas ‘de deuda ordinaria’. Esto es, aquellas cantidades adeudadas a los acreedores privilegiados, que suelen estamentos tales como Hacienda o la Seguridad Social.

 

Para leer más, pincha en: De leyes, concursos y acreedores.

Anuncios

La marca de la humildad grabada a fuego

Da nombre a la ciudad deportiva del club que con tino preside, pero no alardea de alhajas ni dinero. Más bien, si en su carácter no llevase grabada a fuego la marca de la humildad, quizá sacase pecho por su modestia. Pero Francisco Rubio no lo hace. Ni cuando los curiosos le preguntan por las claves de su modélica gestión al frente del Numancia de Soria.

Lleva al frente del conjunto numantino la friolera de quince años, que se convierten en dieciocho si se contabilizan los tres que estuvo apartado de la presidencia. Tres años en los que se mantuvo al margen de las decisiones tomadas por un consejo del que bien podría haber seguido formando parte, pues seguía manteniendo en torno al ochenta por ciento del capital social de la Sociedad Anónima.

Se hizo a un lado después de llevar a cabo una medida impensable en el capitalismo futbolístico feroz actual: descapitalizar el club en casi diez millones de euros. “Es un relevo de trabajo”, dijo entonces. Un trabajo que llevaba desempeñando desde los tiempos en que el Numancia era un clásico de la 2ªB y que había logrado dar con los huesos rojillos en la máxima categoría nacional.

Cogió el testigo José Isla, mientras él volvía a ocupar su tiempo y mente con sus negocios personales. Como anticipándose a la crisis, se centró en la madera, la construcción o la energía solar. Esa crisis la afrontó con naturalidad. “Lo que vivimos hace un tiempo no era normal ni perdurable”.

Quizá tampoco lo fueron las mieles que su equipo, el de su tierra, llegó a saborear. Antes de su marcha y después de su vuelta. En una temporada en la que equipos como la Real Sociedad, Málaga, Celta de Vigo, Hércules o Castellón disfrutaban de un valor adquisitivo mucho mayor que el presupuesto que Rubio podía permitirse afrontar (el tercero más bajo de 2ª), volvió, vio y ascendió.

Con Pacheta en la dirección deportiva y Arconada en el banquillo, la provincia menos poblada de España volvió a ser de primera. Rubio pudo enloquecer, pero no lo hizo. Pudo lanzarse a la piscina y derrochar, pero prefirió nadar en su bañera y abogar por ese sentido común tan poco común en el fútbol español.

Consecuencia de ello o no, su nueva experiencia en primera división duró tan solo un año. Suficiente para cerrar el ejercicio, por cuarta vez consecutiva, con un superávit de casi cinco millones de euros que sirvió para seguir purgando la deuda contraída en años precedentes.

Para la posteridad, en la retina de muchos sorianos habrá quedado aquel gol de Mario Martínez en la jornada inaugural ante el Fútbol Club Barcelona. Aquel gol en Los Pajaritos de un chico de la casa, que apenas cobraba veinte mil euros, que hizo hincar la rodilla a Pep Guardiola por primera vez en la élite.

Navegando contra corriente, como si disfrutase saliéndose de la tónica general, el máximo dirigente numantino, pese al descenso, decidió seguir por el camino marcado: fortalecer las arcas del club a partir de la austeridad, de no gastar aquello que no se va a poder pagar.

Y en ésas están. Cumpliendo, motu proprio, con el fair play económico al que tanto alude la UEFA y que tan a la torera se saltan multitud de clubes, especialmente en España. Zaragoza o Betis son los más recientes casos de sociedades derrochadoras al amparo de una ley concursal que no es igual para todos.

En Soria, para bien o para mal, de concurso no quieren ni oir hablar. Probablemente tampoco sea necesario, pues cumplen como pocos -o casi ninguno- en el fútbol nacional. Si en algún momento debieron fue por el engaño al que llevó un alcalde sin palabra que llevó al club a pagar nada menos que un setenta por ciento de un estadio de propiedad municipal.

Mientras algunos con el agua al cuello ofrecen cantidades superiores a la que el Numancia puede permitirse, los rojillos siguen buscando invertir lo que buenamente puedan en infraestructuras que permitan que el próximo Mario no sólo llegue, sino también se quede.

En el trayecto, siguen rastreando la modesta Segunda División B en busca de mirlos blancos, haciéndose con todo lo aprovechable que van desechando sus rivales o aquellos que descienden, todo ello aderezado de canteranos de equipos de mayor categoría y de un tipo de perfil que gusta mucho y triunfa en Soria, el del vasco-navarro luchador.

Jugadores como Iván Malón, Cabrera, Nieto o Natalio han apostado esta temporada por catapultar sus carreras de la mano de un equipo que ha servido a Barkero e Ibrahima para dar el salto a la máxima categoría. Otros como Ripa, Expósito, Gorka Larrea, De Cerio o Julio Álvarez se han unido a Pablo Machín, sabedores del carácter cumplidor del club soriano.

“Va a ser un año difícil”, manifestaba Francisco Rubio recientemente, consciente de que su club comparte categoría con equipos con más de cien años de historia a sus espaldas y pertenecientes a ciudades más grandes que Soria. “Pero vamos a competir”, apostillaba. Porque, en primera o en Segunda B, por más que sus medios sean inferiores que los de los demás, el Numancia siempre compite. Ése es su sino.

Scouting de Plata: Real Valladolid

Así les fue en la 2010/11

Apostó el Real Valladolid, en su retorno a la segunda división, por un técnico joven e inexperto como Antonio Gómez. Un hombre que había sido jugador y que venía de acompañar a Rafa Benítez en su experiencia británica. En Liverpool, para más inri, era el encargado de dirigir al Reserves, una suerte de equipo a caballo entre guardería de infantes y hospital para jugadores de la primera plantilla con problemas físicos o psíquicos.

El que fuera jugador de Real Madrid -debutó con el primer equipo con Jorge Valdano en el banquillo-, Sevilla o Albacete inició la temporada con tres victorias ligueras consecutivas, en las que el equipo anotó ocho goles y no recibió ninguno.

Un bagaje de tres únicos puntos en los cuatro partidos siguientes, acompañado de decisiones y declaraciones difíciles de comprender pusieron al madrileño en la picota. Presa de los nervios, Carlos Suárez decidió destituirlo después de caer ante Xerez por cuatro goles a cero y frente al Cartagena en el Nuevo José Zorrilla en un partido que sirvió para homenajear a Víctor Fernández.

Torres Gómez cogió su relevo de forma interina, logrando un empate en su única jornada al frente del primer equipo. El verdadero relevo, Abel Resino, llegaría una jornada después. Su debut se saldó con una nueva derrota, en un encuentro loco en el que el Numancia se llevó tres puntos de Zorrilla tras vencer por cuatro goles a cinco.

El equipo siguió en caída libre hasta la jornada veinticuatro, en que rindió visita al Nuevo Colombino. En el descanso se produjo la llamada “Conjura de Huelva”, charla de la que nada ha trascendido, salvo que Mehdi Nafti -pese a ser un recién llegado- fue el precursor.

La victoria frente al Decano, del fútbol español, segunda a domicilio en la temporada, precedió otras dos frente a Betis y Elche, antesala de dos nuevos tropiezos (un empate ante el Albacete y una derrota frente a la UD Las Palmas). No fueron los últimos, pero sí el mayor bache hasta final de temporada.

Parte importante del resurgir fueron Jordi Figueras o Antonio Barragán, jugadores hoy de primera y con los que Antonio Gómez apenas había contado; junto a Nauzet Alemán, Javi Guerra o dos de los cuatro fichajes realizados por el Real Valladolid en el mercado invernal. Uno de ellos, William Ferreira, no pudo ni tan siquiera debutar por culpa del enésimo despropósito de la temporada: un retraso en la firma por un quítame de aquí estas comisiones.

Incluso sin él, sin un delantero que permitiese dar descanso a Javi Guerra, el equipo fue hacia arriba, y pudo incluso meterse en el play-off algún puesto por encima del séptimo definitivo de no ser por las derrotas sufridas ante Tenerife y Huesca en las últimas jornadas.

El equipo llegó a la promoción de ascenso subido en la cresta de la ola. De ella cayó de bruces, como si en lugar de agua, el mar fuese de hormigón. Después de la victoria en el partido de ida de la primera ronda por un gol a cero, la pregunta de si Abel había encontrado la clave o la clave lo había encontrado a él flotaba en el ambiente.

Poco participativo, ni en su mejor momento al frente del Real Valladolid logró meterse a la afición en el bolsillo. Tras la derrota en Elche, en la que un arrebato de locura le hizo lanzarse a tumba abierta a por el rival aún con la eliminatoria a su favor, la pregunta encontró su respuesta: la clave había encontrado a Abel.

Los astros, alineados unas cuantas veces a su favor, nada pudieron hacer ante los errores de Javi Jiménez -titular durante el último tramo de campaña bajo palos- y la permisividad de Amoedo Chas ante el otro fútbol desarrollado por los de Bordalás. El partido en el Martínez Valero se convirtió en un repaso a una temporada que en condiciones normales podría haberse considerado de transición, buena, incluso, pero que por un cúmulo de cosas finalmente fue definida como un delirio decepcionante.

 

Para leer más, pincha en: Real Valladolid Scouting.

Scouting de Plata: Deportivo de la Coruña

Así les fue en la 2010/11

Soso. Insípido. Triste. Así es el fútbol sin gol. Soso como una tarde sin ídem, insípido como el ídem horizontal y triste como un invierno en Riazor. Triste porque así es la lluvia que cae sobre el mar, sobre la playa. Y triste porque es imposible encontrar lo contrario en A Coruña desde que descendió el glorioso Depor.

Veinte años después volverá el conjunto blanquiazul a competir en la segunda división por no saber hacerlo en primera. Terminó maquillando sus bastantes carencias en las tres campañas precedentes. Por más que por su posición final en la tabla clasificatoria parezca lo contrario, el flirteo con la zona de riesgo había sido constante antes de que las milagrosas paradas del veteranísimo César Sánchez topasen con los huecos coruñistas en segunda.

Pero no puede achacarse al ex del Real Valladolid el descenso. No es culpa suya que la ansiedad pudiese en el último partido liguero con unos delanteros sosos, insípidos y tristes. Lo fueron -quizá con la excepción de Adrián López- por una acuciante falta de gol, apenas diez entre Lassad, Riki, Xisco, Sand y Dioni, que condenó irremediablemente a los de Miguel Ángel Lotina.

Como en la temporada 2008/09, en la que el equipo renació con el cambio de dibujo, el de Meñaka tocó todas las teclas posibles con una disonancia rechinante que destapó su nula capacidad de hacer jugar a uno de los habituales en la máxima categoría que más ha sufrido con la dichosa crisis económica.

 

Qué se espera de ellos

Augusto César Lendoiro, dirigente siempre controvertido pero de una agudeza extrema, desveló, nada más consumarse la funesta caída, un plan económico a la altura de los llevados a cabo por gobiernos varios después de las distintas guerras de la primera mitad del siglo XX.

Consistente en el cobro de un seguro firmado años ha, inyectará de diez millones de euros unas maltrechas arcas con las que, aun así, se ha confeccionado el que será, de largo, el presupuesto más elevado de la categoría. El objetivo, claro, es la consecución del ascenso. Aunque menos, si -Lendoiro no lo quiera- éste no llega, la próxima campaña seguirán saliendo billetes de la caja de raudales, a fin de mantener a los mejores hombres del cuadro blanquiazul.

En el plano deportivo, el plan ‘B’ comenzó su desarrollo el día uno después de la caída, con la contratación de un técnico del caché y saber hacer como José Luis Oltra. A pesar de perder a jugadores tan importantes como Lopo, Juan Rodríguez, Rubén Pérez o Adrián, son muchos los que sostienen que la plantilla que manejará el valenciano será incluso mejor que la entrenada por Lotina.

Continúan como deportivistas Aranzubía, Colotto, Guardado, Ze Castro Xisco o Valerón, a los que se les suman nombres como los de Germán Luz, Ayoze, Jesús Vázquez, Borja Fernández o los lusos Brumo Gama (titular indiscutible las dos últimas temporadas en Rio Ave, octavo de la Liga ZON Sagres) y Diogo Salomão, una de las más firmes promesas de la Academia del Sporting Clube Portugal.

Con tanto nombre, como no puede ser de otro modo, son los más firmes candidatos al ascenso. Firmeza, precisamente, han de demostrar como hombres, sobre el césped. Sólo así, gracias a una afición que incluso ha incrementado, volverán a primera a la voz de ya.

 

Tres tenores

Andrés Guardado (Jalisco, México, 1986). Como otros grandes jugadores de la categoría como Jonathan Soriano o Javi Guerra, vivió el verano en un sinvivir. Cerrado el mercado, y con él su continuidad, se convirtió en el mejor fichaje del Deportivo de la Coruña.

Veloz, vertical y bueno en la asociación, su puesto natural es el extremo izquierdo, si bien puede actuar también por dentro o incluso como carrilero largo. Siempre que las llamadas de su selección se lo permitan, ‘El Principito’ debe devolver sobre el césped el esfuerzo que el Deportivo hizo por su permanencia en Coruña.

La presencia de Diogo Salomão le exigirá como ninguna otra desde su llegada a la ciudad herculina hasta, por lo menos, el mercado invernal.

 

Juan Carlos Valerón (Las Palmas, 1975). Aunque su propio cuerpo se empeñe en boicotearlo, a sus treinta y seis años, ‘El Mago de Arguineguín’ sigue impartiendo clases magistrales allí donde juega.

Será otro de los diferenciales del equipo en la vuelta a la segunda división, con cuentagotas. Ha de ser dosificado en la misma medida en que será exigido por José Luis Oltra, pues pretende éste que su juego sea más dinámico de lo usual en las últimas campañas.

Jamás fue un gran goleador, y sin embargo el valenciano tiene en alta estima su lanzamiento exterior y posibilidad de llegada al área rival. Si a sus asistencias suma goles, el Deportivo tendrá mucho camino andado.

 

Diego Colotto (Córdoba, Argentina, 1981). Después de un primer año a la sombra de Alberto Lopo y el portugués Ze Castro, por las varias lesiones del portugués, entró hace dos campañas en el once para nunca más salir.

Defensa aguerrido, expeditivo y duro en el choque, es admirador de Fabián Ayala. Sus prestaciones similares a las de Fabricio Coloccini, también en el plano ofensivo. Por su corpulencia y buen remate, acostumbra a aparecer en el segundo palo en las jugadas a balón parado. Lleva, en tres temporadas, cinco goles como deportivista.

 

El fichaje estrella

Jesús Vázquez (Huelva, 1980). Dirige la sala de máquinas. Es el encargado del ensamblaje entre defensa y medio campo, como antes lo fue en el Tenerife y Recreativo de Huelva. En el tercer equipo blanquiazul de su carrera, seguirá siendo indiscutible.

Ocupa muchos metros en la zona ancha del terreno de juego. Tácticamente muy inteligente, bregador y bueno en el juego por alto, su trato de balón le permite cumplir el rol tanto de mediocentro defensivo como de organizador, si bien destaca especialmente en estas labores.

Además, tiene llegada a gol, tal y como muestran los dieciséis goles anotados en las cinco últimas temporadas.

El míster: José Luis Oltra

En su décima temporada como entrenador profesional, el valenciano ha de enfrentarse al mayor reto de su prometedora carrera. Antes logró un ascenso con el Tenerife y buscó salvar al Almería del descenso a la segunda división, pero se encuentra ahora ante el más difícil todavía: devolver a un histórico como el Deportivo de la Coruña a la primera división apenas un año después de su desaparición de la Liga de las Estrellas.

Para ello contará con una plantilla larga y de calidad, con la práctica totalidad de los puestos doblados. Triunfará si acierta a gestionar la competencia feroz que habrá en algunas posiciones -especialmente de tres cuartos en adelante- entre algunos hombres que perfectamente podrían formar parte de equipos de una mayor categoría.

Scouting de Plata: Elche CF

Así les fue en la 2010/11

Un gol. Nada más. Con uno habría bastado. O, bien visto, un gol menos. Una meta a cero. Una con dos goles. O un penalty fallado. Algo tan poco determinante en un campeonato regular, incluso un tanto nimio, habría bastado para que esta historia no se hubiese escrito.

En lugar del Elche hablaríamos hoy del Granada. De un equipo que, en su retorno a la segunda división, rozó el ascenso. Para desgracia ilicitana no fue así. Fueron ellos quienes acariciaron lo que hoy toca -y saborea- el conjunto nazarí.

Pensarán algunos que, por un gol más o por un gol menos, el éxito franjiverde no habría sido tal de haber terminado de otro modo la tensa eliminatoria entre Real Valladolid y alicantinos. O no. Porque, final y polémicas aparte, el Elche habría cumplido con creces sus expectativas, igualmente.

Incluso de haber caído en semifinales del play-off habría sido todo un éxito la campaña ilicitana debido a la regularidad mantenida por los de José Bordalás especialmente en el segundo tramo de campaña, que le sirvió para ser el contendiente por la última plaza de ascenso en disputa a pesar de no contar para prácticamente nadie al iniciarse la temporada.

Destacarían igualmente, además, por la formación de un bloque muy difícil de batir y que ha de luchar esta campaña por repetir, por lo menos, el amago de salto.

 

Qué se espera de ellos

En esta temporada 2011/12 no contarán ya con el factor sorpresa, pero sí con la ventaja de tener un equipo ya formado. Han perdido a varios jugadores de nivel, como el guardameta Jaime, Ripa o David Sánchez, pero han logrado firmar a jugadores de igual o mayor nivel, como son Juan Carlos, Javi Flaño o Perico.

Otros como Luismi Moro (autor de 38 goles en sus dos últimas temporadas en 2ªB), Beranger, Ruper, Jorge Luque o Nickie Bille llegan para aumentar el fondo de armario de un conjunto que además recupera al punta Miguel Linares, uno de los hombres de confianza de Bordalás hasta que se lesionase a mediados de la pasada temporada.

Otro de los esenciales en los esquemas del alicantino, Samuel, ha salido en dirección al Rico Pérez. Al contrario que en los huecos dejados por otros teóricos titulares, no ha llegado ningún hombre que se estime de similares prestaciones. Quizá, con los ya conocidos Etxeita, Héctor Verdés y Pelegrín, tampoco sea necesario, máxime cuando sí ha llegado un secundario que conoce ya la categoría como Paco Borrego.

En el banquillo continúa Bordalás, un técnico cuyo modelo de juego se amolda perfectamente a la segunda división y que es capaz de perpetuar la clave del buen hacer ilicitano la pasada temporada: el bloque. Para ello, la dirección deportiva franjiverde ha puesto en sus manos una plantilla sacrificada y no exenta de calidad. Si demuestra, una vez más, trabajo, entrega y técnica, estarán arriba.

 

Tres tenores

Ángel (Tenerife, 1987). Revulsivo hasta la lesión de Miguel Linares, pasó a ser el punta titular en la segunda mitad de campaña gracias a su trabajo, su calidad y una cualidad en la que hasta ahora no había destacado: el gol.

Después de varias temporadas sin apenas contar con minutos y dos cesiones poco fructíferas, conoció la primera división en el equipo de su casa, el Tenerife. Con él volvió a caer a la segunda división, aunque al hacerlo decidió separar sus caminos del conjunto chicharrero.

Tras hacer dieciséis goles -su temporada más goleadora como profesional- en la temporada 2010/11, parte como teórico titular, aunque la competencia con Nickie Bille y Linares será feroz.

 

Edu Albácar (Tarragona, 1979). Es, por veteranía, garra y calidad, la extensión de Pepe Bordalás sobre el terreno de juego. Con Acciari acostumbrado a ocupar una plaza en el banquillo, casi ya más como ayudante del técnico que como jugador, dirige las operaciones ilicitanas sobre el verde.

A pesar de su veteranía, físicamente es un portento. Galopa por el costado izquierdo durante los noventa minutos y aporta un buen número de goles por campaña, bien en balones colgados al área desde la frontal o bien por su buen golpeo de balón, tanto a balón parado como en dinámico.

La pasada temporada fue, junto a Coke, el mejor lateral de la categoría.

 

Jorge Luque (Córdoba, 1981). Después de dos temporada siendo esencial en los esquemas del equipo de su ciudad natal, Córdoba, sale ahora en dirección a Alicante, donde se encontrará con un entrenador de un perfil y exigencias similares a Lucas Alcaraz, con quien trabajó los dos últimos años.

Centrocampista ofensivo, con capacidad de actuar en la mediapunta, destaca por su manejo de balón y por su llegada a posiciones de gol (hizo tres la pasada temporada). Será pieza básica en los esquemas de Bordalás, por lo menos hasta la recuperación de Generelo, lesionado de larga duración.

 

El fichaje estrella

Perico (Málaga, 1985). Llega a Alicante en su sexta temporada en la segunda división con la intención de que sea la última. Si logra ser constante y le acompaña una pizca de suerte, puede ser de la partida el año próximo en un conjunto de la máxima categoría, ya sea el Elche u otro.

Puede actuar como enganche o escorado a cualquiera de las dos bandas, por lo que ofrecerá múltiples alternativas al juego ofensivo franjiverde, gracias a su habilidad para encarar y surtir de asistencias al punta de turno.

Se impondrá a Miguel Palanca y Jordi Xumetra en la pugna de por la titularidad si, además de la constancia, trabajo y regularidad logra igualar o mejorar los cinco goles hechos el pasado año en la UD Salamanca.

 

El míster: José Bordalás

En el momento justo en que se esperaba el anuncio de su salida -los rumores lo situaban en el Almería-, ¡zas!, fue Bordalás y renovó dos temporadas más su compromiso con el Elche, con su Elche.

No se considera suyo al bloque franjiverde porque sea su primer equipo, sino por haber logrado formar precisamente eso, un bloque. Un equipo que desde su llegada al banquillo del Martínez Valero se viene mostrando como muy difícil de doblegar.

Desde atrás y casi por sorpresa metió a los suyos en el pasado play-off con un modelo de juego que recuerda enormemente al de Lucas Alcaraz y que triunfa en segunda división. Este año se les espera más que el pasado, por plantilla y conceptos adquiridos.

Scouting de Plata: Celta de Vigo

Así les fue en la 2010/11

Eusebio Sacristán pareció ser el elegido para llevar al Real Club Celta de la transición a la gloria. Sólo lo pareció. Por ‘h’ o por ‘b’ su equipo jugaba bonito, pero no concretaba, no era efectivo. Rozar el descenso una campaña fue suficiente para que, de golpe y porrazo, se buscase una continuidad en la formación que culminase lo citado.

El elegido fue Paco Herrera, entrenador que pretendió también la pasada campaña el Real Valladolid. Con él, las transiciones pasaron de ser jugadas masticadas a engullidas, con un contrataque sin igual en la categoría y un fútbol menos preciosista, pero igualmente bello.

A falta de dinero en la caja de raudales, Carlos Mouriño decidió seguir apostando por un proyecto joven, basado fundamentalmente en jugadores de la casa y por un técnico al que no le temblase el pulso por mirar hacia los buenos mimbres que hay en A Madroa, pero que, al contrario que su antecesor, también supiese qué supone hacerse cargo de un equipo de segunda división y equilibrar la cuenta de resultados con el atractivo futbolístico.

Roberto Falcón, López Garai, Trashorras y, en menor medida, Michu, se erigieron -junto a Quique de Lucas- columna vertebral de un equipo que se quedó a un acierto en una dichosa tabla de penales de jugarse el todo por el todo por el ascenso. Dolorosa derrota, pero más que digna para un plantel que cuenta con una serie de jugadores con un futuro que se intuye de primera, como son Jonathan Vila, Iago Aspas, Álex López, Dani Abalo y, por encima de todos, sus laterales Hugo Mallo y Roberto Lago.

 

Qué se espera de ellos

Después de las esperadas salidas de Falcón (Hércules) y Michu (Rayo Vallecano) se produjeron, a lo largo del verano, dos bastante más traumáticas, las de Roberto Trashorras y López Garai. La versión oficial es que Paco Herrera los apartó por no contar con ellos, pero en Vigo se cree que la realidad es bien distinta y que la decisión de prescindir de ambos tiene más que ver con la economía de guerra post-concurso de acreedores que con la valía futbolística de uno y otro.

Sea como fuere, sean ciertas las teorías conspiranoicas o las razones ofrecidas por el club vigués, lo cierto es que los celtiñas parecen haber perdido potencial en el mercado veraniego, por más que hayan llegado hombres del calado de Mario Bermejo o el internacional chileno Fabián Orellana.

El canterano Yoel demostró ser un meta de tablas en los encuentros que tuvo que sustituir a Falcón en los dos últimos años, pero no parece ser capaz de alcanzar a corto plazo el nivel del gaditano. Si bien Natxo Insa aportará en el doble pivote una certeza en el toque del que en ocasiones carecía Michu, sin éste no habrá la misma llegada desde segunda línea; y para el último pase, mientras tanto, no ha llegado un hombre que ocupe el lugar que deja Trashorras.

La llegada de Orellana y Mario Bermejo, cierto es, ofrece una nueva vía a Paco Herrera: la capacidad de apostar por un juego más veloz y profundo, si cabe, que el que la pasada temporada los suyos llevaban a cabo. Todo ello con el fin de, al menos, repetir experiencia en promoción al final de temporada. Aunque en la comparación presupuestaria pierda con respecto a otros equipos, Vigo no se conformará con menos.

 

Tres tenores

Quique de Lucas (Barcelona, 1978). El suyo no fue el Chelsea de ‘The Special One’. Tampoco, por motivos obvios, el de André Villas-Boas (entrenador un año más joven que él). Ni tan siquiera el del ex del Real Madrid Guus Hiddink. Sin embargo, el solo hecho de haber jugado una temporada en el equipo blue dice mucho de la calidad del jugador salido de la cantera del Espanyol.

Bajo las órdenes de Claudio Ranieri jugó diecisiete partidos y compartió vestuario con dos instituciones del equipo londinense como John Terry o Frank Lampard (y eso que ya llovió). Apenas un año después, aprendido el oficio de mediapunta intenso -anteriormente había recibido críticas por su frialdad-, volvió a España para desarrollar su buen fútbol en Alavés, Murcia, Cartagena y Celta.

La primera división apenas la volvió a acariciar dos años, incomprensiblemente. A sus ya 33 años, cargado de experiencia, ha de conducir el ataque de un equipo joven al que aún puede aportar mucho.

 

Hugo Mallo (Pontevedra, 1991). A pesar de la decepción que supuso caer en cuartos de final frente al Brasil, el pasado Mundial sub-20 probablemente haya dejado un buen recuerdo en la memoria del lateral derecho marinés. Convertido en una de las revelaciones del campeonato, fue uno de los diez candidatos -el único español- a alzarse con el Balón de Oro.

Como es lógico, más con rivales de la talla de los brasileños Henrique o Danilo o del portugués Nelson Oliveira, no se alzó con el trofeo, pero la nominación sirvió como trampolín para un jugador llamado a coger el testigo de Jorge Otero o Míchel Salgado como mito del celtismo.

Probablemente un ascenso sea la única opción del Real Club Celta de retenerlo la próxima campaña, pues su proyección invita a pensar en él como integrante un gran proyecto en un plazo de tiempo no excesivamente largo, dada su técnica, su buen trato de balón, su facilidad de incorporarse al ataque y su buen físico.

 

David Rodríguez (Toledo, 1986). Todo aquel que acusase a David Rodríguez de ser un delantero falto de gol habrá tenido que comerse sus palabras después de ver los diecisiete anotados la pasada temporada, la de retorno al Celta de Vigo.

Tuvo que llevar durante toda la campaña el peso anotador de un equipo con buenos surtidores en segunda línea, pero que no termina de destaparse como excesivamente goleadora. Él, en cambio, completó su mejor temporada en este sentido desde que es profesional, superando la marca de catorce perforaciones que hizo en la UDS.

Una vez salidos Michu y Trashorras del equipo y llegado Mario Bermejo, es bastante probable que desaparezca como referente y aparezca unos metros por detrás del cántabro, allí donde, pese a los números citados, más daño hace: en tres cuartos.

 

El fichaje estrella

Fabián Orellana (Santiago, Chile, 1986). Destacó hace ya tres años en el prestigioso torneo francés de Toulon, en el que la selección chilena sub-23 dirigida por Marcelo Bielsa cayó ante Italia en la final. Allí llamó la atención de los siempre avispados ojeadores del Udinese italiano, que se hizo con su ficha.

No lo llamó a filas, sin embargo, sino que lo cedió primero al Xerez y luego al Granada. Entre uno, otro y la selección absoluta de su país, con la que se enfrentó a España en el pasado mundial, se terminó de hacer un nombre en el fútbol español. No así con un hueco en la máxima categoría, que buscará alcanzar con el Celta de Vigo en la que es su tercera cesión en nuestro fútbol.

Lo hará a partir de su velocidad y electricidad, de su capacidad de driblar por dentro y por fuera y de trabajar o crear espacios en función de lo que su equipo requiera.

 

El míster: Paco Herrera

El técnico catalán atesora experiencia suficiente como para considerarse un experto en estas lides. También lo es en lo que a labor de cantera se refiere, pues con ellas ha trabajado en distintos clubes. Entiende, a su vez, qué supone tener que apretarse el cinturón y firmar lo que buenamente se pueda, después de haber sido director deportivo en diferentes clubes.

Afronta su segunda temporada en Vigo con el objetivo mínimo marcado de repetir clasificación para el play-off de ascenso a la primera división. Lo hace con una plantilla joven, pero aderezada de un puñado de veteranos de calidad que han de colaborar con él en las labores formativas de los jugadores que ocasionalmente asciendan del filial o juvenil.